Desde principios del año 2000, Bodegas Naranjo trabaja estrechamente con la Universidad de Castilla la Mancha en varios proyectos. Uno de ellos para la identificación genética de esos viñedos de la variedad cencibel con mas de 50 años y que producen vinos de una calidad excepcional y responsables de éxito de los embotellados Viña Cuerva y Casa de la Dehesa.